Incorporaciones frikis veraniegas

Estas vacaciones las he pasado en la ciudad en la que trabajaba antes, allí encontré (gracias a un chivatazo de un lector del blog) un kiosco en el que traen el coleccionable de Salvat, una miniatura que se añade a las que quiero pintar este año, el tecnosacerdote dominus. Es curioso que en esta ciudad tengan el coleccionable mientras que en Asturias, con muchos más comercios frikis y un ambiente friki más numeroso, no la haya.

Además del coleccionable mi hermano me regalo un d20, siempre necesario, nunca son suficientes los dados 20..

Fuera de foto están las pinturas que me compré para empezar a pintar la miniatura, porque listo de mi llevé pegamento y tenacillas pero no pinturas, así que al final me compré unas.

Incorporaciones frikis de abril.

Este mes me he comprado León Rampante y mi hermano me ha regalado un montón cartas de Magic The Gathering.

Yo no soy de juegos históricos (pese a haber estudiado la carrera de Historia) con la excepción de los napoleónicos pero con este ha pasado una cosa curiosa, ya en su día antes de ser traducido me hice con Dragon Rampante, juego que me encantó, sabía que era posterior a Lion Rampant pero hasta que en el confinamiento no me acabé (en solitario) sus escenarios la versión histórica ni siquiera me llamaba la atención. A pesar de todo como es de Mersey y traé más escenarios pues me lo pillé. Todo un acierto ya que después de leerlo me encanta y estoy deseando montar medievales.

A Magic jugué un montón hace tiempo (7a edición) pero con otros Hobbys por medio lo dejé de lado, hace poco sacaron un draft de Los reinos olvidados y compramos un par de sobres, por supuesto el gusanillo nos ha acabado picando jejeje, sobre todo ahora que jugamos mas a rol. Como siempre una maravilla de cartas, aún tengo que volver a jugar alguna partida.

Mis primeras minis de MOM

Hoy he montado mis primeras miniaturas de MOM, me las regaló mi hermano el mes pasado pero hasta estos días no había podido montarlas.

El diseño y el esculpido me encantan, me gustan las proporciones y los detalles que tienen, se nota que ha tenido mucho cuidado a la hora de hacerlas. Otra cosa que se nota es que se trata de minis «artesanales», me explico, la resina es de estas más rígidas propia de un trabajo individual, alejado de las grandes máquinas que manejan empresas como GW, Reaper o Mantic. La parte mala es la cantidad de rebabas que hay que quitar y lo cuidadoso que hay que ser para no romper una mini nuevecita, pero claro la calidad del resultado compensa con creces los pequeños defectos.