Partidita a Chosen Men: segundo escenario del manual.

Partidita en solitario, 236 puntos de franceses (voltigeurs y coronel con ayudantes de campo) frente a 240 puntos de rifles británicos. El objetivo era controlar el camino central que cruza el campo de batalla, marcado por los tres objetivos.

Pensé que por sus mejores estadísticas los rifles vencerían fácilmente pero para mi sorpresa han sido los voltigeurs los que han barrido a los ingleses. Puede que ayudase que después de leer el libro de las campañas de Napoleón conozco mejor las tácticas francesas (que apliqué en la partida), a diferencia de las británicas, con los que además cometí algún error de movimiento.

Las Campañas de Napoleón

Esta semana he terminado de leer Las Campañas de Napoleón, obra de David Chandler indispensable si te interesan los wargames históricos, muy interesante y de lectura amena si estás acostumbrado a leer libros de Historia. Para aquellos que no habituados a las lecturas militares puede que sea un poco pesado, pero en general es bastante ameno incluso para profanos.

Lo mejor es el hilo de la explicación, desde el principio uno aprende a conocer el ejército francés y cuando llega a Waterloo, incluso habiendo leído un montón sobre esta última batalla, comprende mejor los errores y aciertos que provocaron el resultado final.

Se echa en falta más contenido aún, aunque parezca mentira pese a su gran tamaño de más de 1000 páginas bien cargadas de contenido uno se queda con ganas de más, pero claro, es imposible condensar esos 20 años de guerras en un solo tomo. A mí me hubiese gustado encontrar más información aun sobre los ejércitos enemigos, están bien explicados pero claro llega un momento que te gustaría saber tanto como de los franceses.

Además de todo esto por supuesto es un libro muy recomendable para pensar campos de batalla para wargames.

Santa María: ¿dónde la habíamos dejado?

¡ostras! un barco a medias

Hace 2 años y 3 meses desde la última vez que hice algo en la Santa María, entonces al igual que ahora decidí empezar el año con las minis con la idea de continuar a lo largo del año con ella, pero claro entonces cambié de trabajo, ciudad y comunidad autónoma (fue literalmente de un día para otro) y cuando hace un año parecía que podía retomar este proyecto… nos vino la pandemia… poco hay que añadir a todo lo que nos ha pasado a todos que no se haya dicho ya .

Ahora parece que puedo volver a mi maqueta pendiente más antigua, aunque nunca se sabe, toco madera, pero antes de retomarla conviene recordar los pasos “tradicionales” del modelismo naval y las diferencias con lo que estoy haciendo en esta maqueta:

  1. Preparación del casco y cubiertas. Completado. Aquí he seguido los pasos tradicionales, apenas hay diferencias entre modelismo naval y carpintería naval, consiste simplemente en cortar la madera, curvarla y en los casos que sea necesario tratarla.
  2. Ensamblado del casco. Completado. Igual que en el paso anterior apenas hay diferencias entre las técnicas de modelismo y carpintería, a parte de la escala claro, se trata de unir las partes para formar el esqueleto de la nave.
  3. Ensamblado de cubiertas. Completado. La diferencia aquí es que en la carpintería se unen varios tablones para hacer una gran superficie, no tiene mucho sentido en hacer lo mismo en modelismo, si no se hacía en carpintería es por razones prácticas, no hay tablones de roble tan anchos como la cubierta de un barco jejeje.
  4. Forrado del casco. A medias. En el modelismo naval se colocan largas láminas de madera que le dan un aspecto liso a la maqueta y estéticamente muy bonito, pero tremendamente artificial y que se suele tratar de disimular imitando los “clavos” al final de los tablones. En la carpintería naval se hacía un primer forrado (hecho), generalmente con roble, este forrado se impermeabilizaba mediante diferentes métodos, que en el caso de la Santa María fue doble, con estopa y cola y con brea y masilla (yo he imitado estos dos calafateados). Después se procedía a un segundo forrado con la idea de que en viajes largos solo se sustituiría esta parte externa a medida que se dañase, esta parte se pintaba con una capa simple de cola o brea con objeto de impermeabilzar algo más y dar mejor aspecto (los clavos por cierto se trataban de disimular hasta bien entrado el siglo XIX en las naves más grandes, mostrarlos en maquetas anteriores no tiene mucho sentido si el objeto es una recreación).
  5. Tintes y barnizados. Pendiente de aquí en adelante. Este paso en carpintería naval sería el último paso en dique seco (bueno, hasta el siglo XVIII), en modelismo naval es parecido.
  6. Cañones y resto de “piezas sueltas”. Esto es complicado, en el mundo real en teoría si se podía es cierto que se asignaba ya una dotación de piezas de artillería y otra “ferralla” en este momento, pero en la práctica era un proceso desigual que dependía del presupuesto y la disponibilidad de “piezas” en el momento. En modelismo tenemos la ventaja de que salvo que partamos de cero esto lo podemos hacer al momento.
  7. Arboladura – mástiles. En modelismo se suele montar toda la arboladura a la vez. En la carpintería naval se solía hacer primero el palo mayor, y después a la vez trinquete y mesana (el de “alante” y el de “atras”) ajustando poco a poco en función de la pericia de los carpinteros y la madera disponible. Además en este momento de la construcción se añaden otros trabajadores que participan a la vez que los carpinteros, aquí empezaba un totum revolutum cuyos avances dependían de factores externos como disponibilidad de fondos y materiales, fines del barco, política local… y que provocaba situaciones muy dispares en las que se podía ver cómo mientras había problemas con el trinquete en el palo mayor ya estaban colocando la vela.
  8. Jarcia. No hay casi diferencias entre modelismo y carpintería.
  9. Preparación de velas. No hay tampoco muchas diferencias
  10. Vergas, montaje de velas y decoración. Es prácticamente igual en modelismo y carpintería

Viendo este esquema me toca cortar tablillas para seguir con el forrado del casco.

Rifles británicos

Y con estas 15 minis termino mis napoléonicos, totalmente fuera del programa de este mes, pero es que han sido muy sencillos de pintar, se nota el salto militar de la época, no solo en el arma escogida sino en el uniforme, que se adelanta 100 años al resto de ejércitos europeos buscando ya cierto camuflaje y haciendo de paso que sea más rápido de pintar jejeje.

De las minis de Blue Moon que he pintado estas son las que tienen más detalle a 15 mm, da gusto pintar cuando se han esforzado en la miniatura.

Voltigeurs y mando francés

18  miniaturas entre voltigeurs y el mando, me llevó menos de dos tardes (bueno, tres si contamos la imprimación) pintarlas, hay que decir que al ser tropas uniformadas el esquema de color es sencillo de aplicar y casi automático, además al ser miniaturas realmente pequeñas cada una de las miniaturas lleva muy poco tiempo. Cabe destacar que estas minis tienen mucho más detalle que las guerrillas, y eso que son de la misma compañía.

Guerrilla (y 3ª parte)

y guerrilla terminada, he tratado de hacer alguna foto mejor, pero es difícil con esta escala.

Me ha gustado pintar la guerrilla, es difícil pero con esta escala al final no hay mucho espacio para pintar detalles, jejeje.

Guerrilla (2ª parte)

Ahora que me he “autoconfitado” siguiendo los consejos para mi comunidad autónoma tengo de nuevo más tiempo para pintar, gracias a esto he pintado 10 guerrilleros más

Guerrilla española

Primeras miniaturas de histórico que pinto, y además en 15 mm, una escala a la que no estoy acostumbrado. He de decir que al tratarse de minis que todas presentan diferencias se hace muy lento pintarlas, sobre todo porque representan guerrillas de la Guerra de Independencia que evidentemente no van uniformadas. Aun así he tratado de limitar los colores para que tengan cierta coherencia entre sí.

Las minis son de Blue Moon, una empresa estadounidense que distribuye a través de Old Glory, que por desgracia tiene sede en Reino Unido y que la convierte en una opción más a evitar desde el Brexit dado el alto precio que suponen ahora aduanas y envíos. Yo las compré el año pasado, por 35 euros tuve 72 miniaturas, ahora me costaría en torno a los 70 euros. Ya no compensa, es una pena, porque para esta escala son muy buenas, especialmente en tema de detalles (y eso que no se aprecian a través de fotos)